sábado, noviembre 12, 2005

147

¿Por qué tan lejos de los dioses? Quizá por preguntarlo.
¿Y qué? El hombre es el animal que pregunta. El día en que verdaderamente sepamos preguntar, habrá diálogo. Por ahora las preguntas nos alejan vertiginosamente de las respuestas. ¿Qué epifanía podemos esperar si nos estamos ahogando en la más falsa de las libertades, la dialéctica judeocristiana? Nos hace falta un Novum Organum de verdad, hay que abrir de par en par las ventanas y tirar todo a la calle, pero sobre todo hay que tirar también la ventana, y a nosotros con ella. Es la muerte o salir volando. Hay que hacerlo, de alguna manera hay que hacerlo. Tener el valor de entrar en mitad de las fiestas y poner sobre la cabeza de la relampagueante dueña de casa un hermoso sapo verde, regalo de la noche, y asistir sin horror a la venganza de los lacayos.

El gato y el Lobo.

2 Comments:

Blogger -merrick- said...

Me doy:
Estoy obsesionado con Cortázar, concretamente con "Rayuela" y concretamente con este capítulo; pero cuanto más lo leo más lo creo.

noviembre 12, 2005 12:54 p. m.  
Anonymous A berliner said...

I'm back... que de cosas para leer :)

noviembre 13, 2005 11:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.