lunes, septiembre 04, 2006

Magnolia/Jimmy Corrigan



Cabe la remota posibilidad de que Paul Thomas Anderson y Chris Ware se encuentren alguna vez en la misma habitación. Yo me los imagino en una fiesta de algún amigo común con patatas fritas y un bol de guacamole. Si eso ocurriese los dos se darían inmediatamente cuenta de que son iguales y seguramente iniciarían una pelea a muerte.

"Jimmy Corrigan, el niño más listo de la tierra" es una obra de cómic desproporcionada, ambiciosa, perfecta. Muchas veces se ha comparado, no sin razón, con "Ulises" de Joyce. Ware cuenta una historia en la que poco a poco la forma se convierte en el contenido, donde los recuerdos de la infancia del autor se diluyen poco a poco en unos personajes con los que cada vez es más dificil involucrarte. Una historia masiva plagada de diagramas, recortables y postales comentadas. Todo ha pasado por los lápices del autor. Quizá por eso es tan dificil. Mi relectura de "Jimmi Corrigan" fue agónica. Como dice Rafa es demasiado perfecta y no se puede leer como libro (fue editada periódicamente). Demasiado grande para los ojos.

Algo parecido ocurre con la tercera película de P.T. Anderson. "Magnolia" es una película imposible. Nadie normal puede hacer algo semejante (el making off deja bien claro que Anderson no es alguien normal). Los nueve personajes "principales" de "Magnolia" muestran de una forma gradual sus sentimientos más soterrados, todos ellos heridas abiertas, y muchas sangrantes. El alivio del perdón y el peso de la culpa están presentes a lo largo de las tres horas y pico. La influencia del mejor Scorsesse (¿cuantas veces habrá visto en su vida P.T. Anderson "Uno de los nuestros"?; ¿Diez? ¿Cien? ¿Mil?) es evidente en la dirección y hasta en el mastodónico guión. Pero son los actores los que se comen la historia hasta el punto de olvidarse uno de los aspectos técnicos y literarios de la película. Jason Robards en su último papel (sufría la misma enfermedad que su personaje) está como siempre o mejor. Su voz es tan emotiva y dura al mismo tiempo. No soy un purista con eso del V.O., pero doblar a Jason Robards es imposible. El elenco de habituales de Anderson está increíble también (ayudados por un gran guión): William H. Macy con esa mirada tan sutil como desgarradora; Julianne Moore con un papel dificil donde los haya; Philip Barker Hall, con el que me cuesta pensar lo divertido que estaba en "Seinfeld" y verle aquí de repente sacando las entrañas: un actor maravilloso; Phillip Seymour Hoffman, ¿de verdad hizo falta que hiciese a Truman Capote para llevarse el Oscar?: la contención como obra de arte, y, claro, el detallado Frank T. J. Mackey de Tom Cruise: el papel por el que puede morir tranquilo. "Magnolia" es un plato complicado... a veces indigesto. Es normal porque su autor ha conseguido un film que nunca llega a empezar, pero que al mismo tiempo contiene un climax en cada una de sus escenas.
Eso y una sonrisa.

5 Comments:

Blogger CaradLuna said...

Casualmente hace muy poco revisioné Magnolia, después de años, porque Niloe aún no la había visto... Como tú bien dices, es una película imposible; 3 horas de una agonía que constantemente hierve y parece que nunca explota... y una lluvia de ranas. Es una película que hay que revisionar obligatoriamente cada pocos años.

septiembre 06, 2006 2:47 p. m.  
Blogger jazzsmoke said...

A ver, tengo Jimmy Corrigan bajado desde hace unos meses. Me asusté un poco (bastante) con las primeras páginas, esas especies de collages con muchas letras por todas partes, y no terminé de meterle mano. Hay que dedicarle tiempo.

Qué decir de Magnolia. Paul Thomas Anderson es lo mejor que le ha pasado al cine en los últimos años, y esta es probablemente su mejor peli (aunque Punch Drunk Love, aún siendo mucho menos ambiciosa, también tiene su punto).
Juro que la primera vez que la ví, cuando empecé a intuir que la cosa se estaba acabando, no dejaba de pensar qué final le hacía falta a la peli para pasar de ser cojonuda a ser directamente gloriosa. Os podéis imaginar mi careto cuando pasó lo que pasó.

"Respetar la polla y domar el coño..."

septiembre 07, 2006 1:01 p. m.  
Blogger -merrick- said...

Esa es la frase más famosa e infame de la peli. Pero no supera a otra de "Boogie Nights": "soy un tipo sencillo: el chupachups en mi boca y la mantequilla en mi culo" (todo dicho por un tio)

"Magnolia" es una de las pelis favoritas de mucha gente cercana, pero también hay quien la odia (hola Olga).

Caradluna, a mí me gustó este tercer visionado más que las otras dos veces. Sólo le quitaría ese videoclip del medio. Pero ahora que lo pienso así queda aún más claro que pese a los 9 personajes esto es una película completamente personal de p.t. anderson.

septiembre 07, 2006 4:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola :)

octubre 16, 2006 11:13 p. m.  
Blogger nancicomansi said...

La primera vez que la ví noté un impacto como pocas veces me había producido una película...es visceral y excesiva, pero la disfruté fotograma a fotograma...Quien diga que Tom no es buen actor, que baje y la vea, por favor...hace del tipo que interpreta alguién tan despreciable como conmovedor.Jamás, jamás, se me olvidará l sutíl virage que en su rostro se produce, cuando la entrevistadora hace referencia a su pasado familiar...
Sin embrago, en el segundo visionado, algo "chirrió", y bien bien no sé el "qué"... ¿quizás un poco demasiado pretenciosa?. A lo mejor es que la ví acompañada del "making-off", y la manera de explicarse y expresarse el director me influyó lo suyo...
De todos modos, sigue estando entre mis favoritas, que duda cabe...

diciembre 15, 2006 2:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.