miércoles, agosto 22, 2007

Pelis

El viernes de madrugada terminé de ver "Tora, Tora, Tora!" una película hecha a medias por directores americanos y japoneses. Hace un año o así leí la biografía conjunta de Kurosawa y Mifune -El Emperador y el Lobo: La vida y películas de Kurosawa y Mifune de Stuart Galbraith IV (Ed. T&B), muy recomendable si interesa el tema-. El libro tenía un capítulo en el que cuenta como Kurosawa planeó febrilmente su parte en esta película. Al final, no recuerdo bien por qué, se tuvo que retirar del proyecto y fue sustituido por otros directores nipones. El film no está bien, pero una vez uno se ha metido en la forma de entender el cine por parte de Kurosawa (que al igual que Ford, Hawks y Eastwood resulta ser el cine propiamente dicho) uno se lamenta de que el proyecto no siguiese para él.









Días antes había visto "Cartas desde Iwojima" de Clint Eastwood. Conocí a alguien muy dada a los tópicos que decía que a todos los tíos nos gustaba siempre Clint Eastwood. Creo que tiene razón. Además sus películas nos gustan el doble si sale él. Su equivalente femenino es Audrie Hepburn, con la diferencia de que a nosotros también nos vuelve loco dicha actriz. Como bien se sabe las dos últimas obras estrenadas de Eastwood cuentan la invasión de Iwo Jima desde dos puntos de vista diferentes (un poco lo que intentaba "Tora, Tora, Tora!" con Pearl Harbour). Si "Banderas de Nuestros Padres" hablaba un poco de cosas feas provocadas por la victoria (o como afecta el "american way of life" a los triunfos bélicos), "Cartas desde Iwo Jima" habla de las cosas bonitas de la derrota. Eso reduciéndolo bastante. De todas formas, aunque "Cartas..." no sea la mejor película de Eastwood (ésta sigue siendo la misma de siempre) es un film bastante digo con grandes interpretaciones, muchísimo mejor que "Banderas de nuestros padres" donde no hay química entre actores ni ritmo ni nada.





El sábado vi una película estúpida llena de personajes estúpidos (que me hace pensar que los actores también son un poco estúpidos) escrita y dirigida por un tipo estúpido. Era "Manderlay" de Lars Von Trier. A mí me gustó "Europa" y lloré con "Bailar en la oscuridad". Aunque hace poco revisioné la segunda y me di cuenta (porque volví a llorar) que Von Trier es un tramposo de los que no hay. De esta "Trilogía de America, tierra de oportunidades" me atrae levemente la puesta en escena, sobre todo esas tomas aereas. Pero no sé. Da la impresión de que son todos niños de párbulos. No sé lo que busca Von Trier. Ni emociona ni da qué pensar ni nada. Luego al final te pone "Young American" de Bowie como para justificarlo todo sobre fotos de la historia oscura (no es un chiste) de EE.UU. Cuando hablé con Gonzalo de esta película hace tiempo él la resumió con una frase "Es la peli en la que se le ve el coño a la hija de Ron Howard". Pues sí.



(paso de foto)



Todo lo contrario es "Lilja 4-ever" que vi el domingo por la mañana. Ana la había recomendado en Microphones in the trees (el mejor blog musical del mundo, amigos) con la advertencia de que era una película que dolía de verdad. Primero vi (finalmente) una película anterior de su director, Lukas Moodysson, "Fucking Amal" (las aes tendrían que tener un circulito encima, pero este teclado no está hecho para un sueco... por cierto, yo si fuera sueco y viviese en Madrid me iría a robar libros al Ikea... ¿quién te iba a decir nada?). Me gustó mucho el estilo de Moodysson. Me recordaba mucho a Larry Clark (el de "Kids") con una diferencia muy grande: no hace un cine repugnante. El sueco está interesado, evidentemente, en las relaciones entre adolescentes y lo hace de tal manera que te atrae. Estoy harto de directores que crean "heroes" incomprendidos que escuchan los discos de Bowie (otra vez él) en su habitación apartados del mundo. Me interesa más la vida de los malotillos que hacen botellones en mi portal y escuchan tecno progresivo (o, como ellos dicen, "cantaditas"). En "Lilja 4-ever" también hace eso pero localizando la historia en Rusia. Claramente se trata de una película de denuncia, pero que renuncia a dicha denuncia (perdón) por el bien de la historia. Es imposible no sentir una peligrosa empatía con la protagonista de la historia (Rafa y yo comentábamos el otro día que la escena en la que la madre de Lilja se marcha es algo que te saca las entrañas... un triunfo cinematográfico). Cuando termina el tipo consigue que lo que ha pasado reverbere en tu cabeza durante mucho tiempo. No urga en la herida como el pesado de Von Trier. No quiere hacerte llorar (aunque puede conseguirlo). No quiere hacer nada, pero lo hace. Y pese a lo triste y desgarradora que es firma una película preciosa que no puedo dejar de recomendar.



3 Comments:

Blogger Niloe said...

"Cartas" está bien, y ya. No termina de romper con algo molesto que la envuelve casi todo el tiempo, y al final se queda en un ejercicio correcto que emociona a ratos, pero que no tardas en olvidar.
"Banderas" no la he visto, y no la veré, leído lo leído.
En cuanto a lilja, la veré seguro, porque me encantó la anterior...y me voy, que me cierran!

agosto 22, 2007 1:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ver "Banderas..." y no verla es lo mismo. Va a relentín (¿se dice así, no?) de lo que fue "salvar al soldado Ryan". No se esmera mucho en la violencia (va por otros caminos) aunque hay una escena muy fuerte que produce el efecto contrario al buscado (es casi hilarante). Eso sí, tiene ese tono gris que toman este tipo de película. No está a la altura de su director.

también vi el domingo "Días de gloria", sobre la participación de los argelinos (marroquies, creo) en la segunda guerra mundial luchando por la France. Es una buena película (tambien con sabor al soldado Ryan). Aunque tiene una cosa un tanto extraña. uno de los protagonistas es el joven frutero (o es pescadero) de "Amelie" y, claro, todo el que haya visto esa película sabe que a ese actor le falta el brazo derecho. En "Días de gloria" no interpreta a un manco, lo cual es muy curioso (e imposible) porque se pasa la peli con la mano derecha en el bolsillo y en la secuencia final usa una pistola en vez del rifle de marras (que es lo suyo). En todo caso buena.

Y Lilja se ha converido en mi película favorita en estos momentos.

lm

agosto 22, 2007 1:26 p. m.  
Anonymous alberto b. said...

Por partes:
-Von Trier lleva cuatro películas casi idénticas, mujer que se sacrifica por el prójimo (sea su marido, su hijo o los habitantes de un pueblo) y topa con la crueldad humana, lo que acaba cansando al más pintado. "Rompiendo las olas" sigue siendo un peliculón, "bailar en la oscuridad" comienza como una película casi perfecta, maravillosa, hasta que deriva en un dramón manipulador que a mi ni me emociona(bueno cuando bjork no era capaz de cantar en el corredor de la muerte lloré, si). "Dogville" no estaba mal pese a ser un tanto acartonada y a sus personajes simples-esquemáticos. "manderlay" es igual que "dogville" solo que mucho más rollo.
Resumiendo, Von Trier es un gilipipas egocéntrico con una grandiosa capacidad narrativa cuando quiere. Solución;que le contraten a un buen guionista.

A Moodyson lo tengo en cuarentena,"Fucking Amal" me pareció una película correctita sin más.Su siguiente peli "Tillsammansera (Together)" era una comedia costumbrista mala, pero mala con ganas. En fin, habrá que darle otra oportunidad...
Saludos.

agosto 31, 2007 5:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.